Urano


Urano ha brotado inesperadamente en su mente, ramificándose por todo el cuerpo, concentrándose despiadadamente con descargas eléctricas sobre su clítoris mientras veía las noticias de las tres y se atragantaba maldiciendo a los políticos, ha tenido que hacer bailar sus hombros un par de veces, la tensión crecía, la violencia crecía, la deshumanidad crecía, el dolor crecía, el cinismo, la manipulación..
La presentadora se lamía distraídamente el labio, el rimel corría por su cara, y entre arcadas hablaba del presidente del gobierno salivando masivamente, ha intentado apagar el televisor porque era extrañamente candente verla babear mentiras con su pelo recién peinado y su maquillaje de Dior, pero, el maldito televisor no obedecía, así que ha cambiado los canales pero en todos aparecían esbirros repitiendo palabras programadas, ¿Tendré alucinaciones? Se ha preguntado al borde de un terrible quemazón en su entrepierna e instantáneamente ha intuido que, no, no quedaba más remedio que levantarse frente al televisor, pues las ramificaciones de Urano se unían en su clítoris hasta hacerlo crecer desenfrenadamente y traspasar la pantalla para follarse de una vez la boca de la presentadora, escupir su viscosa granada y explotar hasta reventar todos los televisores y sus televidentes.

Al poco rato millones de personas salían a las calles.


Imagen: Stanley Lau.