Luna en Tauro


Esta Luna se me escurre por el cuello, deslizándose por mi ombligo hasta coronarse divinamente sobre mi glande con una sensualidad sólo digna de Diosas.

Venus tan caliente, la Luna tan fría, regulan mansamente la temperatura a su antojo caprichoso, y sólo espero paciente, minuto tras minuto tu fruta tentadora que exalta mis sentidos, hacerte mía, lamerte, chuparte,morderte, saborearte, gozarte..
 


Imagen: Philip Gladstone

2 comentarios:

Doloralfa dijo...

No hay nada que haga hervir más la sangre que ese satélite de pecados que es LA LUNA,no hay sexo más primigenio y salvaje que aquel que se forja bajo el reflejo de su luz...
Un abrazo.

May Mercurio dijo...

Exquisita aportación ;)
Otro abrazo.