Soy la más delicada de las prostitutas




 Como un lirio soy

precario beso perfumado en medio del paisaje

olisqueando el aire con labios de terciopelo labios como sábanas


nupciales

de seda concubina

ofrenda de sexo abierto



 Tómame

mientras dure el dorado momento

la primavera siempre es ligera

Recuerda que muy pronto

nada quedará de esta fiesta de mediodía

Me sacaré y encogeré

Me convertiré en una enana de circo

y tú en un obeso animal domesticado


Elizabeth Neira



Imagen: Jack Vettriano.

5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Joder, duele este poema como una puñalada endiablada.

Besos.

pluvisca dijo...

Fuerte!!! me gusta

Vettraino tiene unas pinturas buenísimas

Besos

May Mercurio dijo...

Toro y pluvisca saludos!

(Toro, respiras o te llevamos a urgencias?:), pluvisca,Vettriano me gusta y mucho, me transporta al cine negro y a la ma´gia del juego de la seducción sin "contaminaciones")

Mario dijo...

Me encanta la palabra "olisquear" y me gusta conjugarme olisqueando...

Es un poema que te deja la razón en carne viva... Pero para eso escriben, ¿no?

Un saludo...

May Mercurio dijo...

Hola Mario, mm.. olisquear es que tiene ese algo tan evidente de sensualidad animal, muy animal y primitiva que claro, nuestra bestia interior se emociona, digo yo, jajaja

Podría ser, (a lo de escribír).

Saludos!!